domingo, junio 05, 2016

Columpio



En cuanto abrí los ojos y la verde inmensidad me cobijó, recordé por qué un día deseé tener las piernas más largas. No sé cuánto tiempo pasa desde que comienzo a mecerme, pero cuando voy de un lado a otro, sentada en columpio, pierdo la noción del tiempo y me siento viva.

Balancearse en un columpio es como estar enamorado; el vaivén, la lucha, el vacío en el estómago. Ir y venir, navegar sin sentir el suelo bajo los pies; la inercia que te lleva, la vida que trae, el sacudón inevitable, el cabello al viento, el miedo de caer, las ganas de botarse sin medir consecuencias, sin pensar si va a salir bien o si al final resultaremos lastimados.

Balancearse en un columpio es como un buen orgasmo; con las pausas y el impulso, la esperanza en movimiento y el impacto de estar, de estrellarse con el aire, de atrás hacia delante, de adelante hacia atrás, cada fibra del cuerpo despierta, atenta, ajena, impasible, sublime… en el abismo de las ganas y propensa a caer. Esa disputa con el deseo que nos hace creer por un breve instante que tenemos alas y somos capaces de volar.

Balancearse en un columpio es como tener el milagro de la vida en las manos y aferrarse a él como si no tuviéramos un mañana, la madre que amamanta a su hijo, esa conexión con la tierra, abrazar un árbol y hacerse uno con el universo… la alquimia, la magia, el poder y la esencia, estar a punto de todo… de girar, de caer, de morir, de perder, de ganar.

En cuanto abrí los ojos y me inundó el olor a hojas nuevas, la risa escandalosa de los niños y el aire en mis pulmones, en cuanto sentí el incipiente rayo de sol colándose a través de los árboles, calentándome el alma… justo en ese momento, me sentí infinita.

lunes, mayo 30, 2016

Ella



Si la ves, dile que la extraño
Que pienso en ella, que sueño con ella,
No debió irse, no debió dejarnos
Cuando estaba, cuando eran, yo era…
Era feliz, me sentía tranquila, era libre,
Dile que vuelva, que me hace falta
No importa si te hace ajeno, si eres suyo
Saberla contigo me llenaba de paz
Te prefiero con ella, que mío incompleto
Mío pero roto, desarmado por dentro
Si la ves, por favor dile que la extraño
Que su fantasma me persigue y me agobia
O que, si no va a volver, si no lo desea
tenga por lo menos el valor de devolverme
Los pedazos de tu alma, los trocitos de ti
Lo que se llevó, lo que arrastró con su huida
Para ver si algún día me miras como a ella,
Me sufres y me amas como la amabas a ella,
Y así tal vez, solo tal vez, deje de conformarme
Con migajas de besos, con suspiros vacíos
Si la ves, por favor, dile que vuelva
Que te prefiero ajeno, y no mío a medias.

jueves, marzo 17, 2016

No soy la mujer que estás buscando



No soy la mujer que estás buscando, lo siento. Quisiera serlo a veces, solo a veces, en esos días en los que eres fuego y por tu culpa arden las ciudades y el viento se llena de humo y escarcha negra, en esos días quisiera ser la mujer que buscas, la que puede apagarte, amainar tu ira, abrazarte y dormir a tu lado para que estés tranquilo.

No soy la mujer que estás buscando. Quieres alguien frágil, vulnerable, impotente ante tu locura y tus arrebatos infames, tu falta de consideración y tu sombría manera de enterrar cualquier sueño en lo más profundo de la tierra.

No soy la mujer que estás buscando, a pesar de amarte más que nadie, como solo se ama una vez en la vida. Yo fallé en la búsqueda, te encontré cuando no debíamos, cuando no podíamos, cuando ninguno de los dos sabía que es posible creer, inherente crecer, con todo y que riman como rimábamos nosotros, ese engranaje perfecto de tu cuerpo y el mío devorando las ansias y rompiendo los miedos.

No soy la mujer que estás buscando. Tú buscas aire, buscas ser libre, quieres un refugio que se parezca a tu hogar, ese que tienes conmigo, que sabes que está acá entre mis sábanas, en los cajones de mis súplicas, en los años y años de destierro, bajo las costillas, sobre el diafragma, ese es tu lugar en el mundo, donde viven mi poesía y los besos dulces que te han cobijado cada mañana.

Pero es una lástima, no soy la mujer que estás buscando. La quieres suave, la anhelas joven, la buscas ‘cuerda’, que no se queje, que no haga escenas, que no dibuje ni tenga letras. Que no tenga conflictos con tus días difíciles y que al contrario los vuelva fáciles. Que sea amable, que tenga clase y que no haga dietas.

Yo, mi amor, no soy la mujer que estás buscando. Siempre ha sido así, es la dinámica de nuestra relación, una rutina que seguimos al pie de la letra. Yo me acostumbro, tú te acostumbras, nos desnudamos con la aurora, nos vestimos en la alborada y el mundo gira sin darnos cuenta.

Y mientras tu imponencia reclama a esa mujer que estás buscando, ciego en tu soberbia, yo me divierto ante tu angustia y te digo… no soy la mujer que buscas, amor mío, porque para mí, siempre, siempre has estado prohibido.

Canal YouTube